logoyucatan

Rigoberta Menchú: Primera Doctora Honoris Causa de la UNO

Fecha: 22 de Oct de 2013

Compartir en:

Galeria




Cobijada por la cultura maya viva de los pueblos de Kanxoc y Xocén, la Universidad de Oriente entregó a Rigoberta Menchú Tum el primer Doctorado Honoris Causa que recibe un premio Nobel de la Paz en suelo yucateco, con lo cual la revistió con el máximo título que una Casa de Estudios entrega a los ciudadanos que destacan por la sabiduría en el uso de la virtud.


En el marco del Festival Internacional de la Cultura Maya, la Universidad de Oriente realizó la ceremonia solemne para entregarle la constancia, la medalla y el manto de la serenidad que la convierten en la primer premio Nobel de la Paz en Yucatán en ser investida con el nombramiento Doctora Honoris Causa.


En la ceremonia, el Dr. Carlos Bojórquez Urzaiz, rector de la UNO, aseguró que el presente nombramiento obedece al espíritu de la Casa de Estudios de educar para la paz, de respetar la diversidad lingüüítica y preparar profesionistas capacitados para defender los derechos humanos de los pueblos indígenas. Entre las principales herramientas para alcanzar la paz, agregó, están la concordia y el diálogo porque sólo a través de ellos es posible construir un puente de respeto.


Señaló que la presencia de la Dra. Rigoberta Menchú es significativo porque será la primera vez que la Universidad otorgará un Doctorado Honoris Causa a un premio Nobel de la Paz, lo cual traerá el reto para seleccionar a la siguiente candidata porque difícilmente habrá alguien que represente los valores substanciales de la Casa de Estudios.


Como parte del acto protocolario, Bojórquez Urzaiz confirió el Doctorado a Rigoberta Menchú "para que con el ejemplo de su trayectoria, el ejemplo que representa y que brinda, se continúe ahondando en los saberes de la cultura maya y seguir acompañando a los pueblos mayas en sus batallas por la vida y el amor". Con la aceptación de la investidura, el presidente de la Cátedra Alfredo Barrera Vázquez entregó el diplomada que acredita su nombramiento.


Por su parte, la Directora Administrativa, Mtra. Amireyoly Burgos Aguilar, le colocó el manto de la serenidad, tejida por las artesanas locales, la cual será el escudo para que enfrente las adversidades que la vida trae. Por su parte, los dignatarios mayas de Xocén y Kanxoc le impusieron la medalla.


En su mensaje de paz, Rigoberta Menchú agradeció la distinción que le confirió la Universidad de Oriente y al rector de la misma la gestión, visión y liderazgo que hicieron posible la entrega del doctorado. Indicó que comparte en su discurso, varios conceptos, entre ellos, la nosotriedad donde comenta que el trabajo debe ser en colectivo porque asá ha sido la lucha de los pueblos "donde nuestros ancestros nos enseñaron a ser humildes y la humildad no es humillación y si los señores que toman decisiones eso es lo que creen se han equivocado; la humildad nos hace personas con varias características, una de ellas, la gratitud es por eso que sabemos besar nuestra madre tierra".


Expresó que no se cambiaba la indumentaria que la identifica, que la define y que es el traje guatemalteco, pero que portar el traje yucateco la hace sentir bien y que le estaba encantando. Por último, recibió el Doctorado Honoris Causa con el corazón y "en nombre de los Pueblos Mayas que no son parte de la historia oficial pero que hoy se asoman en nombre de los abuelos mayas".


En el auditorio, previo a la entrada de la Dra. Rigoberta Menchú, los Niños Percusionistas de Ixil, deleitaron a los asistentes con música prehispánica y autóctona. Niños mayas talentosos que compartieron su primer disco, mismo que ellos obsequiaron a la Dra. Menchú; momento que cautivó y conmovió a los participantes. La UNO felicita y elogia el trabajo que estos pequeños realizan junto a su representante.


Cabe señalar que también se llevóa cabo a las 8:00 am un ritual del fuego con la finalidad de dar la bienvenida al día, al sol y a todas las visitas que tuvimos en la universidad. La UNO celebra el reto del Doctorado Honoris Causa, el privilegio de contar con la presencia de una Premio Nobel de la Paz y los éxitos hasta hoy concretados.


En el Presidium con la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, el Dr. Carlos Bojórquez Urzaiz, Rector de la Universidad; Dr. Carlos Alberto Pérez y Pérez, Director Académico; C.P. Amireyoly Burgos Aguilar, Directora Administrativa; Antrop. Rodrigo Ernesto Ordoñez Sosa, Director de Desarrollo Institucional y el Dr. Lázaro Hilario Tuz Chi, Presidente de la Cátedra Alfredo Barrera Vázquez.